CAMISETA A 3 €

Riqueza o pobreza

Llevaba tiempo queriendo hacer esta entrada de blog por muchas reflexiones que últimamente, especialmente desde que tengo una academia a mi cargo, me rondan por la cabeza.

Empezaré con este poema de Patricia Olascoaga, que aparece en su libro Tenemos canela, y dice así: «Detrás de una camiseta de tres euros hay dos pobres: el que la compra y el que la cose. Cada uno en una parte del mundo. En el medio el explotador, que une la necesidad de dos pobrezas en su beneficio».

¿Crees que vives en un país con riqueza o pobreza?

Ryanair fue pionera hace 15 años rompiendo los precios de mercado de vuelos europeos, y muchos de nosotros que antes ni nos lo hubiéramos planteado nos vimos pasando un fin de semana en Londres, o un puente en Roma. Fruto de la globalización, decíamos, qué fácil y qué cerca parece todo ahora. Sin embargo, no hay más que observar las huelgas que este mes de agosto miles de trabajadores de esta compañía han mantenido durante semanas, para entender que ofreciendo precios, a veces irrisorios, oculta una realidad laboral a lo menos, precaria.

Esto es solo un ejemplo, pero podemos extrapolarlo a  los pantalones a 10 € o a las peluquerías que ofrecen cortes de pelo por 5 €. Algunos lo llaman globalización, otros expertos lo definen como la mejor manera de luchar contra la crisis ya que incentiva al consumidor a comprar más fomentando así la economía. Para mí, cuando veo precios que me sorprenden por lo barato, me lleva directamente a pensar en precariedad laboral, en pobreza, y en comercio INjusto, porque detrás de todo lo que consumimos, ya sean productos o servicios, hay personas luchando para llegar a fin de mes y cobrando muy poquitos euros la hora, hay normativas laborales incumplidas, y hay mucho trabajo en negro.

Solidaridad

Esto siempre me lleva a la misma reflexión: ¿dónde está la solidaridad? ¿qué cambio de conciencia necesitaremos para estar dispuestos a consumir de manera responsable, siendo honestos con lo que estimamos debería ser el precio justo? Porque ¿de verdad veis justo pagarle 5 € a un/a peluquero/a por un servicio de peluquería? Primero, esa persona es autónoma, segundo, esa persona estará pagando un alquiler de local, está utilizando productos de higiene, más toda la infraestructura que necesita una peluquería, más el gasto de agua y electricidad, y lo más importante de todo es que esa persona se ha formado, y te está ofreciendo sus servicios profesionalmente. Desde luego, no tengo duda de que hay muchos extras que no se están teniendo en cuenta.

¿Qué falta entonces?

Serían necesarias más campañas que nos llevasen de la mano a los conceptos de Consumo Responsable, como es la Economía Social y el Comercio Justo. Canales comerciales que ofrecieran un valor añadido a productores/as y consumidores/as, incorporando criterios sociales y ambientales a los productos y servicios que ofrecen, pero que no conocemos.

El comercio convencional a nivel global está asociado a situaciones de explotación laboral en la producción (en zonas agrícolas de cualquier país, grandes productores mundiales), degradación ambiental (otro valor que necesitamos internacionalizar en la economía pero que muy pocas veces tenemos en cuenta) o abusos en las condiciones comerciales que imponen las grandes cadenas de distribución y franquicias (que hacen que los pequeños negocios nos veamos obligados a tirar los precios por los suelos para sobrevivir).

El Comercio Justo es una alternativa real de comercio a nivel internacional y local, que promueve condiciones equitativas entre las personas consumidoras y productoras, estableciendo precios justos por la producción y por los servicios, y garantizando el respeto hacia los derechos laborales de las personas trabajadoras y hacia el medio ambiente. Con ello, se garantizaría un desarrollo sostenible y equitativo que contribuiría a disminuir las desigualdades y la exclusión social.

Así, me gusta imaginarme una sociedad comprometida socialmente, que adquiera productos con conciencia, sabiendo que al comprar ese producto está contribuyendo al desarrollo de su barrio o de una región que lo necesite, que está colaborando para que una familia (ya sea en el barrio o al otro lado del mundo) pueda mandar a sus hijos al colegio, que está protegiendo el medio ambiente de donde viene el producto, y sobre todo, que está ayudando a conseguir una sociedad con ciudadanos cuyos derechos laborales se cumplan, y de esta manera, sus derechos humanos.

M.J.F.P.

Idiomas y más
Idiomas y más
Academia especializada en la enseñanza y aprendizaje de inglés, francés y español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *